Venta telefónica +56 9 3189 2058

¡Agrega $30.000 para obtener envío gratis!

Conflicto entre vecinos tras denuncia de ONG

Hola, nos importa tu opinión y queremos que sigas confiando en nosotros y ayudándonos a hacer de este mundo un mejor lugar. Por ello, te queremos contar nuestra verdad, con transparencia y muchos detalles, aunque ello implique extendernos demasiado. Claro, mucho más de los escasos segundos que sustentan el video que nos acusa injustamente.

Lamentablemente, la dinámica de las redes sociales nos juega en contra para responder públicamente. Si lo hacemos, alimentamos la visibilidad de estas acusaciones falsas y se afecta este gran esfuerzo, que busca promover formas de producción que antepongan el bienestar de los animales y que además generan movilidad social, al permitir el progreso de personas que tienen historias muy potentes de superación personal.

Queremos transparentar al máximo esta historia. La denuncia está dirigida en contra un plantel que no es nuestro sino que de Marianela, una esforzada mujer del sector rural denominado Águila Sur en Paine, de 70 años, que vive sola tras enviudar, y que gracias al emprendimiento de producción de huevos de gallinas libres ha podido mejorar mucho su calidad de vida y compatibilizar su amor por la vida natural con una actividad que le genera satisfacción y le provee un sustento digno. Vive en ese lugar desde 1998 y siente un profundo arraigo, porque allí fue donde compartió los últimos años junto a su compañero. Cuida con dedicación a sus aves, así como todo el entorno de su parcela, donde reproduce árboles nativos y tiene algunos frutales. Además, regala guano de sus gallinas a sus vecinos para que fertilicen sus huertos. Junto a ellos, colabora con la limpieza del río Angostura, participando en operativos comunitarios y aportando sacos para recoger los desperdicios que se acumulan en el cauce.

Con el tiempo, el plantel de Marianela ha logrado crecer. Ella le dedica todo el día a sus compañeras. Comienza a las 7 de la mañana sus tareas. Hoy, suma 4.500 aves y ya no crecerá más, pese a que le sobra espacio con pasto y para que las aves puedan dormir holgadamente. Suena a que son muchas, ¿cierto?. Lo sabemos, parece un número grande, pero si lo vieras te darías cuenta de que no lo es. Las gallinas tienen espacio de sobra para escarbar, darse baños de tierra, jugar y aletear, es decir para expresar todas sus conductas naturales. Te compartiremos imágenes para que puedas ver cómo viven.

Marianela fue la primera mujer chilena campesina en certificarse como productora de huevos bajo el exigente estándar de Humane Certified, que define las condiciones de crianza para garantizar el bienestar animal. Nosotros le compramos sus huevos, al igual que a otros productores, y verificamos que cumpla con todos los requisitos de cuidado de las gallinas.

Pero su esfuerzo no fue suficiente. A la parcela que colinda con la de Marianela llegó a vivir una pareja de jóvenes profesionales desde Rancagua... como muchos, huyendo de la pandemia. Al comienzo, todo iba bien, incluso entablaron cierta cercanía, porque él es médico en el consultorio donde Marianela se atiende. Sin embargo, con el pasar del tiempo, esta pareja le manifestó que le molestaba el ruido de sus gallinas, ese “cacareo” natural con que se comunican. Ese fue el triste inicio de todo. Al no haber una razón objetiva para acabar con su plantel, los afectados recurrieron a una ONG que promueve la libertad total de los animales y el fin de toda producción de alimentos de origen animal, la que inició esta campaña contra nuestro emprendimiento.

Como Ecoterra, estamos apoyando a Marianela en esta difícil situación. Nos necesita y lo sabemos. Ella está muy triste, porque teme que sus últimos años de vida no sean de realización y disfrute, sino de frustración. Siente que su estilo de vida rural está amenazado por el estrés y exigencias propias de la ciudad. No tiene muchas opciones. Pero nosotros creemos en su emprendimiento y en nuestro proyecto y, por eso, nos hemos comprometido a colaborar para que encuentre una solución, mediante el diálogo, con sus vecinos.

Sabemos que al igual que Marianela y Ecoterra, eres un consumidor responsable y te importa el bienestar de los animales, por eso confías en nosotros y prefieres los alimentos que te ofrecemos. Queremos seguir contando con tu apoyo, porque nos ayuda a cambiar el mundo y a demostrar que podemos satisfacer la necesidad de alimentos y, a la vez, cuidar y respetar a los animales. Por ello, te invitamos a revisar los siguientes documentos, con los cuales queremos respaldar lo que acá te compartimos.

Finalmente, queremos hacerte una invitación muy especial. ¿Te parecería conocer a Marianela y sus gallinas? ¿Quieres que respondamos todas tus dudas sobre cómo cuida ella y nosotros a las aves? ¡Más aún!, ¿quieres conocer también nuestros planteles? Imaginamos que sí y, por lo tanto, ¡te invitaremos! Pronto te haremos saber cuando organicemos las agendas para que puedas ver en primera persona el trabajo que hacemos.


Te agradecemos muy sinceramente tu tiempo para leernos y reflexionar juntos sobre lo que hacemos y cómo lo hacemos.

¡Un abrazo!

Equipo Ecoterra.