Venta telefónica +56 9 3189 2058

¡Agrega $30.000 para obtener envío gratis!

El Exitoso Modelo detrás de los Primeros Huevos Orgánicos de Chile

Fuente: El Mercurio
Paloma Díaz Abásolo

Con una producción centrada en el bienestar animal, la sustentabilidad y el comercio justo, la empresa Ecoterra –la única avícola certificada como Empresa B en Latinoamérica– comenzó a vender los primeros huevos orgánicos del país y se alista para exportar su fórmula a Perú y Colombia.

Hace poco más de diez años, mientras estudiaba Agronomía, Pablo Albarrán recuerda que su interés por los animales chocó de golpe con la realidad productiva del país.

'Los animales estaban lejos de tener una vida tranquila. Vivían estresados, en altas densidades y con mucho uso de hormonas, promotores del crecimiento y antibióticos', comenta, y explica que por eso decidió terminar sus estudios en Canadá.

De vuelta en Chile, en 2010, apenas terminó la tesis sobre los sistemas de libre pastoreo o free range para la producción de huevos, armó su propia empresa en Paine, Ecoterra, que comenzó con dos mil pollitas. Hoy suma 40 mil aves manejadas con ese modelo y una producción mensual de un millón de huevos, y en los últimos años ha avanzado aún a más, al producir los primeros huevos certificados como orgánicos del país, los que comenzaron a vender hace pocas semanas.

'Fuimos los primeros en hablar de libre pastoreo para las gallinas en Chile; luego, los primeros en certificarlo y ahora, los primeros en ser orgánicos', dice.

Hace cinco años la empresa se certificó como comercio justo, al comenzar a trabajar con cinco pequeños productores de la Región Metropolitana, que cumplen con las mismas certificaciones de Ecoterra, y el año pasado pasaron a ser la primera avícola de Latinoamérica certificada como Empresa B.

'A corto plazo queremos avanzar en tener nuestra planta de energía solar, lograr que nuestros envases sean reciclables o biodegradables, y que el 80% del personal de planta sean mujeres y el 25%, inmigrantes', dice.

Entre los planes también está expandir el modelo de Ecoterra a Perú y Colombia, posiblemente este año, y entrar a México en 2022.

Orgánicos y libres

Uno de los obstáculos para ser orgánicos fue encontrar alimentos certificados para las gallinas, que hoy importan desde Argentina.

También fue necesario certificar las praderas donde circulan y acreditar que las pollitas hayan sido alimentadas desde el primer día en forma orgánica, por lo que el proceso tomó dos años de trabajo.

'Llevamos poco más de tres semanas en el mercado y la respuesta ha sido muy buena. Estimamos que entre el 5% y 6% de nuestros huevos sean orgánicos este año', dice Pablo Albarrán, y detalla que pueden costar el doble que uno convencional y 25% más que el free range.
Ingreso a la leche

Pablo Albarrán considera que las gallinas tienen puntos en común con las vacas lecheras, desde un ámbito económico y productivo, ya que ambos producen alimentos de consumo diario en forma permanente.

Por eso, hace tres años comenzó a trabajar para producir ingredientes funcionales y leches con el mismo modelo de los huevos, enfocándose en la sustentabilidad y el bienestar animal, y hace un par de meses lanzó una línea de Ecoterra llamada Leche Justa.

'Compramos leche de cabra a pequeños productores de la VI Región y la leche de vaca a la cooperativa Torrencial Lechero, de Los Lagos, donde nos aseguramos de que no usan antibióticos ni hormonas, certificándolos con las mismas normas que nosotros tenemos de bienestar animal y comercio justo', detalla Pablo Albarrán.

Junto con eso, están avanzando en alcanzar una producción carbono neutral para las leches y huevos, aprovechando los bosques y praderas de los productores, y ya construyeron una planta piloto para desarrollar dos ingredientes funcionales –uno a partir de leche y otro, de huevo– que hoy están en proceso para ser patentados.

- Las diferencias entre orgánico y free range

Los conceptos con los que se promocionan los huevos en los supermercados muchas veces confunden a los consumidores, y en el ámbito productivo tienen grandes diferencias.

El modelo más intensivo de producción es el que mantiene a las gallinas en jaulas, las que tienen un espacio similar al tamaño de una hoja de carta y donde nunca se paran.

Luego están las gallinas cage free, donde el espacio para cada una es cuatro veces mayor que el de las jaulas, se pueden mover y convivir con las demás aves, pero sin salir al aire libre.

En el sistema free range, en tanto, las gallinas cuentan con el mismo espacio que las cage free, pero además tienen un espacio de dos metros cuadrados de pradera, fuera de los galpones, donde pueden tomar sol y darse baños de tierra, y en ambos manejos solo se utilizan alimentos de origen vegetal.

El modelo orgánico es el más avanzado, ya que no solo exige que las aves sean alimentadas con granos y praderas orgánicas, sino que cuenten con un espacio de al menos cuatro metros cuadrados de pradera.